En los últimos años, los ciudadanos italianos dan cada vez más importancia al tema de la sostenibilidad, mostrándose más informados y conscientes, así como dispuestos a cuestionar los hábitos y estilos de vida a los que están acostumbrados.

La investigación realizada por Ipsos y Fundación Symbola en marzo de 2024 destacó los tres elementos que alientan a los ciudadanos hacia una mayor atención a la sostenibilidad: calidad (70,3%), miedo (22%), ética (7,7%); estos resultados indican un cambio cultural, en el que los productos sostenibles ya no son sinónimo de escasa calidad.

El informe de este año, ha analizado más detalladamente el sector metalúrgico y el de los viajes y el turismo. Por lo que se refiere al primero, los ciudadanos son conscientes de la difusión del acero, tanto como material de producción como en la vida cotidiana en forma de varios objetos de uso diario, y el 34% de ellos reconoce el esfuerzo realizado por las empresas del sector en tema de sostenibilidad, aunque piensen que se podría hacer más. En este ámbito, la sostenibilidad se asocia a la calidad en términos de seguridad de los trabajadores (44%), inversión en investigación y desarrollo (42%) y presencia de certificaciones medioambientales (42%).

Los ciudadanos consideran el sector de los viajes y el turismo como un conjunto de distintos actores: instalaciones de alojamiento, medios de transporte, cruceros, operadores turísticos y agencias de viaje. Más del 60% de los italianos se considera un consumidor ético y responsable en el turismo y cree que la sostenibilidad es sinónimo de calidad cuando hay respeto por las comunidades locales (36%), los trabajadores (32%) y el medio ambiente (32%).