La semana pasada Uruguay lanzó la Estrategia Nacional de Economía Circular: “Acciones para la transformación del sistema de producción y consumo del país”, un documento que recoge las líneas de acción del País en la economía circular, realizado gracias al trabajo conjunto de los Ministerios de Ambiente; Economía y Finanzas; Industria, Energía y Minería; Ganadería, Agricultura y Pesca; Cepal; instituciones académicas; actores privados y organizaciones de la sociedad civil.

El documento presenta la Estrategia Nacional de Uruguay, a partir de sus antecedentes – como es el caso de la Política Energética (2008), la Política Nacional de Cambio Climático (2017) y la Estrategia Climática de Largo Plazo de Uruguay (2021) – analizando la economía uruguaya e identificando prioridades y planes de acción.

La Estrategia establece como objetivo general el impulso de sistemas sostenibles de producción y consumo orientados al uso circular de recursos, generando valor y la regeneración de sistemas naturales, acompañado por una serie de objetivos específicos:

  • Fortalecer la institucionalidad, las políticas públicas y el entorno para promover sistemas de producción y consumo circulares, incluyendo sistemas de monitoreo.
  • Impulsar iniciativas de I+D+i hacia modelos circulares como ecodiseño, extensión de vida útil, la recuperación de materiales, energía y agua; el uso de biomasa en cascada y el uso compartido de recursos.
  • Fomentar modelos de negocio y ciudades circulares.
  • Promover una cultura para un consumo y producción circular.

Además, la Estrategia pretende contribuir al crecimiento de una masa critica (consumidores, productores, empresas e instituciones) que adopte el modelo propuesto hacia el 2050, fomentando – a diferentes niveles  – la optimización del uso de recursos y la desmaterialización (a nivel de productos, empresas y consumidores); la implementación de nuevos modelos de negocio, modelos de uso compartido de infraestructura y la colaboración y simbiosis entre empresas para aumentar la eficiencia de materiales, agua y energía (a nivel de cadenas de valor); la conservación de recursos naturales, la prosperidad económica y la equidad social (a nivel macro: ciudades, regiones, país).

Presentación de la Estrategia Nacional de Economía Circular